Distracciones, otro de los desafíos del trabajo remoto

Distracciones, otro de los desafíos del trabajo remoto

Aunque trabajar en un site no exime a los colaboradores de las distracciones o interrupciones por consultas, abandonos de su puesto, existe una gran diferencia respecto al trabajo remoto y es que los supervisores tienen visibilidad.

Con la pandemia muchas empresas han adoptado esta última modalidad de trabajo, en la que a veces las fronteras de lo laboral y lo personal no están tan separadas.

Ya sea porque la persona se acopla al ambiente familiar con todo lo que allí transcurre o bien porque no cuenta con la asistencia del supervisor como antes, sea como fuere se necesita de ajustes y un período de adaptación.

Con el ensamble en la vida familiar, vienen las posibles interrupciones - distracciones que podría traer llevar el trabajo a casa (en especial si no se cuenta con un espacio físico separado). Un reciente estudio del Harvard Business Review sobre el tema, sugiere que más del 40% de los entrevistados sufrió más de 10 interrupciones en su jornada laboral en casa y el 15% más de 20.

El problema no son las interrupciones solamente, sino cuánto tardamos en volver a direccionar la atención en lo que estábamos haciendo tras ser interrumpidos ¿Cómo afectan el trabajo y la productividad? Y ¿Qué podemos hacer al respecto?

En una prueba realizada en esta investigación, se dividió a las personas en dos grupos, el que comenzaría a trabajar en  la tarea A y sería interrumpido para pasar a la tarea B. En el primer grupo los participantes pasaron inmediatamente a la tarea B tras ser interrumpidos, en el segundo se les pidió que tomaran unos minutos antes de  comenzar, con “Plan listo para Reanudar”.  En qué consistía este plan, en tomar un minuto para saber dónde dejaron la tarea A y que querían hacer luego del regreso a la misma. Este plan tomó menos de un minuto y dio resultados significativos en cuanto a la productividad  y la concentración con respecto al primer grupo. Con una práctica simple que evita sucumbir a la interrupción, ponerle un límite. ¿Qué hicieron con la tarea B los participantes del segundo grupo?, tomaron notas y la dejaron para después.

Cuando estamos hablando con un cliente por el motivo que sea no podemos permitirnos la interrupción, sea en el site o en casa. Porque nos quita concentración en lo que estamos haciendo, y por ende no brindamos la mejor experiencia al cliente.

Ahora bien, atendiendo a que esta circunstancia (la interrupción) puede presentarse en el trabajo remoto con más frecuencia (al menos al inicio), es necesario contar con un plan, aunque sea simple como el “Plan listo para reanudar” para evitar el desgaste del colaborador y brindar la mejor experiencia en el servicio.  Entonces, más allá del espacio físico, la situación planteada evidencia la importancia de aprender a direccionar la atención, mantener la concentración y poner un límite a las interrupciones.