Cuando un colaborador nos revela un problema en su salud emocional

Cuando un colaborador nos revela un problema en su salud emocional

Usualmente acostumbramos a dar más importancia a la salud física que a la mental. Sin embargo, los tiempos de pandemia, nos han hecho ver la aparición de síntomas en algunos colaboradores relacionados con la salud emocional.

El confinamiento, el cambio abrupto al trabajo remoto, pérdidas familiares, han disparado síntomas como ansiedad y angustia, que pueden afectar a la persona en su desempeño laboral, en igual o mayor grado que una dolencia física.

Ahora bien, no es usual que un colaborador nos revele un padecimiento de este tipo, entonces ¿Qué podemos hacer para ayudarlo? ¿Cómo deberíamos enfocar este tema? Primeramente, darle el espacio para que nos cuente, preguntar y escuchar. Luego:

1 – Perder el miedo al término salud mental o emocional: Este es el primer paso, no es habitual que se lo mencione en las empresas, y menos que se lo considere. Esta es una oportunidad para que comencemos a comprender que la salud mental y las emociones, forman parte del concepto global de salud. Y no es una entidad separada de las personas. Es una de las grandes diferencias entre una persona y una máquina.

2 – Comprender que las personas pasamos por etapas y ciclos: Y que dentro de estos puede haber momentos en los que necesitemos ayuda especial y más contención que en otros. Un ejemplo es la pandemia. Para todos son tiempos duros, pero para otros lo son más todavía y no podemos ignorarlo.

3 – Contar recursos especializados y entrenados: Esto no significa tener un departamento especial en la empresa de salud mental. Sí personas, comenzando por los jefes, que puedan escuchar, acompañar a quienes lo necesitan. Y poder referirlos a personas especializadas para que puedan ayudarlos.

4 – Escuchar sin juzgar: Abrir un espacio para la escucha es imprescindible, y que este sea libre de juicios de cualquier tipo más aún. Esto genera alivio y construye confianza. Este, también comienza por los líderes.

Cada compañía evaluará cuál es la mejor manera de implementarlo en la suya, lo importante es tomar registro de que estas situaciones se presentarán y cada vez con más frecuencia. Por eso cuando un colaborador nos revela una dolencia en su salud emocional, estemos preparados para escucharlo y orientarlo