Jonathan Toto, de Cislo: “Nuestro éxito se debe a la gestión de las personas y la inteligencia que aplicamos sobre los datos”

Jonathan Toto, de Cislo: “Nuestro éxito se debe a la gestión de las personas y la inteligencia que aplicamos sobre los datos”

Hace dos años, un equipo de abogados fundaba Cislo, una empresa de cobranzas pujante, joven, inteligente y con una metodología de trabajo diferente a la que conocimos hasta el momento. Conversamos con unos de sus fundadores, Jonathan Toto, quien hoy es su director comercial.

En la charla nos contó detalles de cómo nació Cislo, el crecimiento que experimentaron y nos confió un secreto: qué los hace tan diferentes a otras empresas del sector.

“Comenzamos con una cuenta que trajo uno de los socios del estudio. Una financiera de consumo que operaba en todo el país”, detalla, “Segmento D”, nada fácil, por tratarse de un sector no bancarizado, realmente los comienzos fueron complejos, pero logramos superarlo y aprendimos muchísimo”, dice con orgullo. “Después, salimos al mercado de manera orgánica, todo fue dándose naturalmente”, agrega.  La empresa que todos los meses incorpora nuevos clientes.

Como todos sabemos, sin equipo no hay gestión y a este equipo había que armarlo desde cero. Esa tarea estuvo a cargo de Jonathan. “El equipo se inició conmigo, me formé para formar, cuenta, “además me gusta, tengo vocación para hacerlo como también para coachear”. 

Hoy Jonathan encabeza el área comercial y cuenta con un gran equipo que es el alma de la firma. “Tenemos un sector de datos, otro de operaciones y un partner de tecnología que nos acompaña desde siempre. Nos permite hacer desarrollos para cada cliente a medida”, asegura.

¿Qué aprendieron durante el camino hasta ahora?  “Aprendimos a entender qué ofrecemos, al principio apuntábamos a cobrar y aprendimos que hacemos mucho más que eso: ofrecemos un servicio.  Para lo cual, nos ocupamos en desarrollar a las personas y los procesos conforme la necesidad de cada cliente. Esto es clave”, dice en tono de revelación.

En Cislo, nada está librado al azar. Cuenta con procesos eficientes, que comienzan desde el reclutamiento. “Buscamos a las personas tengan un perfil natural para hacer este trabajo y luego lo validamos con tests”, agrega, “Porque, más allá del rapport que pueda generarnos alguien en la entrevista, todo lo hacemos de manera profesional, entendemos que más allá de la intuición se necesitan elementos profesionales para constatar lo que dejó la entrevista.  Utilizamos una herramienta muy completa que nos ayuda a reclutar a las personas que necesitamos ¡Y no falla!”, dice seguro.

Lo importante, no es la experiencia sino la actitud, recalca el director comercial de Cislo. Formamos a las personas desde cero, tenemos una forma de trabajo que es muy a la medida, y nos gusta convertirlos en profesionales. La gestión en la mora tardía es muy compleja. Nosotros, además, complementamos el trabajo del gestor de cobranzas con codificación de comportamientos de los clientes y posteriormente realizamos un exhaustivo análisis de datos para ser más asertivos”.

“Por eso, tenemos el éxito que tenemos. Nuestro mayor suceso, además de los resultados, es que la gente que empezó a trabajar con nosotros desde el comienzo nos sigue acompañando”, asegura Jonathan. “Nuestros ratios son más ajustados con relación a otros calls, ello nos permite hacer más foco en los negociadores y en su gestión. La implementación fue compleja, pero hoy en día logramos bajar la curva de aprendizaje”.

¿Cuáles, en tu opinión son los tres puntos más fuertes de la empresa? “En primer lugar, el trabajo del equipo, todos los gestores en poco tiempo se encuentran negociando desde conocimientos propios de un abogado en materia de ejecuciones y ajustándolo con un discurso asertivo de acuerdo al escenario que más va afectar al deudor si no abona, todo desde un diálogo dinámico. Creo que nuestro punto más fuerte son las personas y la importancia que le damos a la formación de cada integrante”, aseguró el director comercial de Cislo.

“Otro de nuestros puntos fuertes, es que somos una marca nueva, con lo cual estamos muy motivados y todos tiramos para el mismo lugar. Es parte de un proceso.  Estamos en todos los detalles, porque estamos convencidos de que las personas son las que marcan la diferencia”.

Por último, Jonathan recalca, el manejo inteligente que hacen de los datos que obtienen de sus contactos. Un sector se encarga de codificarlos y transformarlos en información. Esto hace que la operación sea más eficiente y menos costosa para el cliente.