Motivación: confiar, asumir riesgos y hacer

Motivación: confiar, asumir riesgos y hacer

Todos en algún momento de nuestra vida hemos inventado algo, imaginado un negocio millonario, una obra de arte, pero ¿cuántos de nosotros hemos llevado a la vida real esas ideas geniales?

Stan Lee, el creador del super héroe “Hombre Araña”, lo hizo. A pedido de su editor creó un héroe. El personaje que imaginó se adhería a las paredes y las trepaba (como las arañas), era adolescente, con problemas personales. Al presentar la idea, su editor rechazó de inmediato la propuesta de Stan, aduciendo que este nuevo personaje desafiaba las cualidades de un héroe tradicional y que era la peor idea que había escuchado en su vida.

Lee, lejos de desanimarse y más convencido de su creación, “no podía quitármelo de la cabeza”, dijo en una charla a jóvenes, fue más allá. Lo perfeccionó y solo para quitarlo de su cabeza, como expresó en la misma charla, lo publicó en la última edición de una revista llamada “Amazing Fantasy”. Al mes siguiente las ventas crecieron exponencialmente y lo que sigue ya lo conocemos.

¿Qué nos dice Stan Lee? Que si tenemos una idea que creemos valiosa, no dejemos que nadie nos convenza de lo contrario, que sigamos adelante, tal como él hizo.

Pero algunas veces, y esto es un poco más complejo, el editor de Stan, somos nosotros mismos. Dudamos, pensamos que no es suficiente, nos ponemos obstáculos. Y así, miles de ideas quedan perdidas en el espacio. Hasta que de pronto vemos que alguien se animó y lo hizo, y pensamos, pero si a mí esto se me había ocurrido, ¡por qué no lo hice!

¿Les pasó alguna vez? A la mayoría de nosotros, sí nos pasó. Y el problema a tratar es cómo combatir y desterrar al censor interno que todos llevamos en mayor o menor medida. La respuesta es simple: deshacernos del temor al ridículo, hacerlo, aunque tengamos miedo, confiar en nosotros. Porque el censor “nos protege” de todo eso.

Es simple decirlo, pero es un proceso que lleva tiempo, a algunos más que a otros. Comenzar a dar pequeños pasos, puede ser un buen plan. Salir poco a poco de los lugares conocidos para ir a otros que, por ser desconocidos, nos causaran incomodidad. Soportarla, no es sin eso. Intentar no juzgarnos, ni juzgar a los otros.  Y comprender que todos podemos tener grandes ideas.

Así se construye la confianza que es clave, y que necesita de la perseverancia. Tal como dijo Stan Lee, en la entrevista citada, “si crees que tienes una buena idea, no dejes que nadie te convenza de lo contrario”, esto nos incluye a nosotros mismos.

Hagan la prueba, empiecen poco a poco, y verán que, si no claudican, al cabo del tiempo se sentirán más seguros de sí mismos. No podemos pedir seguridad y confianza a los demás en nosotros si no la tenemos. La confianza empieza en uno mismo: confiar, asumir riesgos y hacer.


El fragmento de la entrevista a Stan Lee aquí